¿Sabes cómo fluctúa el valor de una criptomoneda?

Su valor puede cambiar a un ritmo mucho más rápido que los tipos de cambio tradicionales. Además, su precio en el mercado dependerá de la percepción que el público tenga de ellos.

criptomonedas junto a una computadora

Para determinar cómo fluctúa el valor de una criptomoneda, debemos tener muy claro qué es realmente. La criptomoneda es una moneda digital sin forma física. Esta moneda digital se puede producir de forma privada en una computadora de alta tecnología a través de un sistema llamado Blockchain. En otras palabras, cualquiera puede producir su propia criptomoneda. Eso sí, siempre que tengas los conocimientos, los fondos necesarios y todo lo necesario para el proceso productivo.

Por lo tanto, la producción de monedas digitales es accesible para la mayoría de forma independiente y anónima. Esto los mantiene fuera del alcance y control de cualquier entidad gubernamental o bancaria. Tampoco existen normas legales establecidas que las regulen, lo que les permita la libre circulación de sus precios y fluctuaciones de precios.

El valor de una criptomoneda puede cambiar a un ritmo mucho más rápido que el de las monedas tradicionales.

Las criptomonedas a menudo se negocian frente al dólar, pero es posible cambiarlas en una de las monedas tradicionales o directamente entre sí. La valoración y la capitalización bursátil suelen tener lugar en un día determinado. Esto se debe a que la forma en que fluctúa el valor de una criptomoneda es muy diferente a la del mercado de divisas tradicional.

 

¿Cómo funciona el mercado de las criptomonedas?

Las criptomonedas son, en esencia, como las monedas tradicionales, se basan principalmente en la confianza de las personas. Sus precios dependen enteramente de la oferta y la demanda. Sin embargo, también hay varias otras condiciones que afectan indirectamente los precios de las monedas virtuales. Es por eso que se recomienda que las inversiones en criptomonedas las realicen personas que sigan cotizaciones continuamente. De esta forma, pueden reaccionar rápidamente ante cualquier fluctuación del tipo de cambio.

Todas las criptomonedas o monedas digitales operan en sistemas específicos y los cambios en los estándares de estos sistemas pueden afectar su valoración. En otras palabras, la información que un país o institución puede reconocer y utilizar para una determinada criptomoneda, o la tecnología en la que se basa, puede afectar su valoración. Este tipo de variaciones pueden provocar grandes fluctuaciones en el valor, aumentando el riesgo de invertir en criptomonedas.

A pesar de esto, las criptomonedas se consideran ingresos fáciles y una inversión alternativa probada. Pero no podemos olvidar que estas inversiones conllevan un riesgo como cualquier otro. El mercado es prometedor y muy dinámico, lo que implica variaciones de precio significativas y constantes. Precios que, por su carácter descentralizado, dependen del movimiento y cantidad de cotizaciones generadas en las distintas bolsas de valores y casas de cambio. Lo interesante es que no existe una entidad, gubernamental o bancaria, que regule este intercambio.

¿Qué determina el cambio de precios?

En principio, conviene recordar que el valor de las criptomonedas está intrínsecamente ligado al razonamiento de las personas y a su apreciación de la moneda digital en cuestión. Esto, combinado con la influencia que ejercen diferentes factores como la oferta y la demanda, que pueden verse afectados por la alta y constante exposición de las criptomonedas en diferentes medios, tienen una influencia decisiva en cómo el valor de ‘una criptomoneda fluctúa en los mercados. para activos digitales.

La moneda digital se creó originalmente para permitir transacciones más rápidas con procedimientos optimizados. Siempre de forma anónima, con mayor flexibilidad y menores costes por operación. Sin embargo, dada la descentralización y su baja sensibilidad a los factores macroeconómicos que afectan a las monedas tradicionales, las criptomonedas se han convertido en un modelo de inversión alternativo.

Un modelo muy atractivo para inversores que buscan colocar dinero, acciones o bonos en el mercado de divisas digitales.

Esto permite que cuando aumenta la incertidumbre en la fortaleza de la economía y la salida de capitales al mercado global, aumente la demanda de los inversores que desean adquirir criptoactivos. Esto influye directamente en el aumento de la valoración de estos activos digitales. Esta situación hace que las criptomonedas sean cada vez más populares y por lo tanto cada vez más demandadas por los inversores, lo que aumenta sus tasas de cotización, rompiendo nuevos récords de facturación cada día.

¿Qué causa su descenso?

Como ya hemos visto, los precios de las criptomonedas en el mercado dependerán en gran medida de cómo las perciba el público. Esto genera variaciones importantes en los niveles de oferta y demanda de criptoactivos, y va de la mano de los niveles de cotización y variación de su precio. En otras palabras, cuantas más personas estén interesadas y quieran comprar una determinada moneda, mayor será su precio.

Sin embargo, eso puede cambiar rápidamente, ya que las noticias influyen en la opinión pública. Está comprobado que ya ha ocurrido en varias ocasiones que los mensajes falsos enviados en las redes sociales, o simplemente comentarios de determinadas personalidades de la economía mundial, han provocado una caída notable en el valor de determinadas criptomonedas. Este tipo de acciones deliberadas o no intencionales han ayudado a generar pérdidas financieras significativas para los inversores que invierten su capital en monedas digitales.

Además, los precios de estas monedas digitales están influenciados por los precios de sus pares y de las principales monedas de la economía global. Es decir, su valoración no depende únicamente del sentimiento generado en las personas, tasas históricas de retorno o exposición exagerada en los medios. Aunque en menor medida, también influye el valor de algunas monedas fiduciarias o incluso sus pares digitales. Como, por ejemplo, Bitcoin por su valoración.

¿Cuáles son los riesgos asociados con las fluctuaciones?

Como ya hemos visto, el mercado de las criptomonedas es un mercado muy volátil sujeto a las fluctuaciones del mercado libre. Estas situaciones conllevan una serie de riesgos que afectan de forma decisiva al valor de estos activos digitales y por tanto a la seguridad de la propia inversión. Todo esto se debe a la ausencia de un gobierno oficial o entidad bancaria responsable de regular su funcionamiento, uso y funcionamiento en las distintas bolsas.

Esta denominada descentralización ha permitido la creación de una especie de mercado negro dentro de la estructura del mercado de las criptomonedas. Una situación que impide que el verdadero valor de diferentes monedas digitales se normalice o defina de alguna manera frente a las monedas tradicionales y / o un tipo de cambio que pudiera servir de base. Toda esta situación expone a los inversores a riesgos de pérdidas financieras que son difíciles de afrontar.

Además, en un mercado tan volátil como el de las monedas digitales, es muy difícil evitar la fluctuación del valor de una criptomoneda. Cualquiera que invierta en este tipo de activo digital debe tener muy claro que esta forma de inversión representa un riesgo para el capital. Bueno, así como puede haber un aumento en su valor en algún momento, también puede convertirse en un colapso inesperado y poner fin a las esperanzas de capitalización de ahorros de los inversores.

 

Salir de la versión móvil